10/1/10

La alimentación del luchador


Los entrenamientos y competiciones de lucha olímpica exigen una máxima concentración y rendimiento, lo que implica una correcta alimentación. A veces los luchadores llevamos a cabo pérdidas de peso drásticas, por lo que no debemos descuidar que nuestra alimentación sea lo más equilibrada posible.

Antes de la competición...

El luchador debe llegar a la competición en plenas condiciones tanto físicas como mentales, lo que se consigue principalmente con un buen entrenamiento combinado con una correcta alimentación. Es conveniente que la última comida antes del combate haya tenido lugar con tres horas de antelación.

Si el combate es por la mañana, los alimentos más adecuados son aquellos ricos en hidratos de carbono y pobres en grasas (cereales con leche, yogur, pan, barritas de cereales, zumo o fruta).

Si el combate es por la tarde, la alimentación será algo más contundente incluyendo también alimentos ricos en hidratos de carbono y de bajo contenido graso (pasta, arroz, patatas, carne poco grasa, pescado, verduras o hortalizas).

Cuando la competición ha terminado...

Es importante continuar manteniendo una correcta hidratación mediante la ingesta de bebidas con azúcar, así como con bebidas isotónicas que ayudarán a reponer el agua, los minerales y otras sustancias perdidas durante los combates.

Realizando unos entrenamientos constantes y adecuados, llevando a cabo una adecuada alimentación y manteniendo un buen nivel de hidratación, el luchador podrá obtener un máximo rendimiento además de disfrutar plenamente de la lucha olímpica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CHAT EN TIEMPO REAL